Prurito Anal


Se define como la presencia constante o intermitente de picor y quemazón en la región perianal. Su incidencia es del 1-5%, más frecuente en hombres entre la 4ª y la 5ª décadas de la vida. Produce importante disminución de la calidad de vida y un gran número de visitas al médico.

El prurito anal puede ser primario, también llamado idiopático, sin causa aparentemente conocida, lo que representa entre el 50 y 90 % de los casos o secundario, lo que implica una causa identificada o un diagnóstico concreto.

Por tanto, para precisar la causa del Prurito Anal será necesario realizar una historia clínica meticulosa y detenida exploración de la región Ano-Rectal, vulva y vagina. En determinados casos, toma para cultivos, descartar micosis o llevar a cabo una biopsia. Un estudio analítico general, rectoscopia y coprocultivo son necesarios.

El tratamiento se establecerá en función de la causa. En los casos de Prurito Anal secundario, solucionar el problema.

Los verdaderamente problemáticos y que requieren la máxima paciencia por parte del paciente y del cirujano serán los primarios, asociados frecuentemente a ansiedad, depresión y otras alteraciones psicológicas, por lo que no será descartable la necesidad de recurrir al psicólogo/psiquiatra.

Como recomendaciones generales se aconseja mantener una higiene anal adecuada, evitar irritantes locales de cualquier tipo, evitar traumatismos de la piel perianal (no rascado, usar toallitas húmedas), mantener seca la zona perianal y regularizar el ritmo intestinal.

El uso de medicación ( corticoides tópicos y otras cremas, antihistamínicos orales, antidepresivos), debe instaurarse de forma individualizada.

En casos resistentes y con sintomatología importante se puede probar el tatuaje con azul de metileno, que produce una destrucción nerviosa y mejoría del prurito.

 

BIBLIOGRAFÍA

García M y Cerdán J. “Sinus Pilonidal. Hidrosadenitis. Prurito de Ano”. En “Cirugía Colorrectal”. 2ª edición”. Guías Clínicas de la A.E. de Cirujanos. ARAN Ediciones, S.L. Madrid 2011. Pags 105-110.

 

Más artículos en esta categoría: « Sinus Pilonidal Política de cookies »

Esta web utiliza cookies para su funcionamiento. Puede consultar nuestra Política de cookies.

Al continuar con la navegación entendemos que acepta su uso.