Sinus Pilonidal

sinus pilonidal 2 peq

 

Hodges en 1880 estableció el término “seno pilonidal” para describir la existencia de un quiste o fístula crónicos conteniendo pelos y situado en el pliegue interglúteo, cuatro o cinco centímetros por encima del ano. Aunque esta es la localización característica, se desarrollan también, de forma excepcional, en otras zonas, como pliegue interdigital, axila, ombligo, muñón de amputación en muslo, región suprapúbica e inguinal y márgenes anales. 

La incidencia se cifra en torno a un caso por cada 1000 habitantes. Excepcional antes de los 15 años y después de los 40, con un máximo de presentación entre los 16 y 25.

En cuanto al sexo, se admite un predominio masculino entre 3 y 10 veces superior, con mayor incidencia en sujetos hirsutos, morenos, de piel grasa y sudorosa.

Con relación a la causa, la discusión se centra fundamentalmente sobre su naturaleza congénita o adquirida. Aglutinando todos los conocimientos y teorías, Bascom (1980) propone la siguiente secuencia de acontecimientos: Una infección afectaría al conducto y la base del folículo, obstruyendo la apertura folicular. El folículo obstruido se expande hacia el tejido celular subcutáneo, dando lugar a un flemón o absceso que drenaría hacia la piel.

Por otra parte, en el pliegue interglúteo se produciría un fenómeno de succión provocado por los movimientos de deambulación y fricción, lo que condicionaría la penetración de los pelos a través del folículo afectado originalmente y de los trayectos secundarios.

sinus pilonidal 1 peqEn la actualidad, basados en los conocimientos histopatológicos, la teoría adquirida es la más generalizada y sobre la que se basarán la mayor parte de procedimientos terapéuticos.

La característica fundamental del SP es la existencia de un trayecto primario situado en la línea media, que se extiende en sentido ascendente a través del tejido subcutáneo en una longitud que puede alcanzar hasta 15 cm y que termina en un pequeño absceso o cavidad. A partir de este conducto primario pueden surgir otros secundarios cubiertos de tejido de granulación y que se abren a ambos lados de la línea media, drenando material sero-purulento; proyectándose hacia el exterior, o en el interior de la cavidad y trayectos fistulosos, se encuentran los pelos que caracterizan este proceso.

Han sido comunicados algunos casos de carcinoma de células escamosas bien diferenciados desarrollados sobre un SP con una duración de 20-30 años. No obstante, su presentación puede considerarse verdaderamente anecdótica.

El SP puede cursar durante muchos años de forma asintomática. La primera manifestación suele ser como un proceso de infección aguda y absceso que puede drenarse espontáneamente y desaparecer la sintomatología hasta un nuevo episodio de abscesificación o mantener la supuración crónica.

En fase de infección o absceso lo más característico es el dolor en la región afectada, de mayor o menor intensidad dependiendo de lo avanzado del cuadro. Puede acompañarse de fiebre y afectación del estado general. 

sinus pilonidal 3 peqLa exploración pondrá de manifiesto la existencia a nivel del pliegue interglúteo de un proceso inflamatorio sumamente doloroso a la presión. Debido al edema y reacción inflamatoria no siempre es posible comprobar la existencia de orificios fistulosos, aunque en ocasiones se objetivan con toda nitidez, así como la proyección de pelos a su través acompañados o no de una clara supuración.

En fase crónica los datos son mucho más característicos. A nivel de la línea media, sobre el pliegue interglúteo, se aprecian uno o varios orificios, con la particularidad de que al menos su porción inicial está cubierta de piel, dato que los diferencia de la terminación fistulosa habitual. No es inhabitual comprobar la existencia de varias aperturas en la proximidad o alejadas de la línea media. A través de su luz es factible comprobar la proyección de los pelos característicos.

El diagnóstico es evidente. Sólo excepcionalmente pueden precisarse pruebas complementarias para determinar el grado de extensión o afectación ósea.

TRATAMIENTO

Llama la atención la multitud de procedimientos propuestos para una aparentemente “simple” lesión, y sobre todo la falta de unanimidad con relación a los resultados, de los cuales, evidentemente, interesan de forma trascendental los siguientes aspectos:

  1. Número de recidivas
  2. Periodo de baja laboral
  3. Estancia hospitalaria
  4. Tiempo total de curación.

sinus pilonidal 4 peqDada la amplia variabilidad de posibilidades, consideramos que el paciente debe conocer al menos las opciones más importantes aplicables a su caso concreto, ventajas e inconvenientes, y que pueda opinar o decidir la que considera más aceptable para su situación. En definitiva, que la decisión debe establecerse de forma INDIVIDUALIZADA, en función de la lesión, experiencia del cirujano y características del paciente.

Las opciones más habituales son:

  • Fase aguda: Drenaje del absceso;si el curetaje es amplio y meticuloso de todos los trayectos, puede significar la curación definitiva.
  • Fase crónica: Múltiples posibilidades. En resumen, las principales opciones quirúrgicas son las siguientes: Apertura simple del seno acompañada de curetaje, con o sin cierre directo o marsupialización; resección completa del seno con un margen de 0.5 cm, seguido de cierre primario, bien directamente o bien mediante diferentes procedimientos plásticos o dejándolo abierto para que cierre por segunda intención. 

Cualquiera que sea el procedimiento seleccionado, los cuidados postoperatorios son trascendentales. Se aconseja rasurado posterior de los márgenes de la herida e incluso depilación definitiva.



BIBLIOGRAFÍA

sinus pilonidal 5 peqCerdán J: “Procesos Benignos Anorrectales”. En Díaz-Rubio, M: “Avances en Gastroenterología”. E. Jarpyo, S. A. Madrid 1983. Pags. 81-89.

Cerdán FJ.: Sinus Pilonidal. En Balibrea JL:”Tratado de Cirugía. Tomo II”. Ed. Toray. Barcelona, 1989. Pags. 2360-62.

Cerdán FJ: Cirugía Anorrectal Ambulatoria. En Villacorta J y Fereres J:”Cirugía Mayor Ambulatoria”. Fundación Rich. Madrid, 1996. Pags 121-129.

Cerdán J: “Urgencias quirúrgicas recto-anales”. En Sierra A: ”Manual de Cirugía de Urgencias”. Ed. Arké. Madrid 1997. Pags. 626-630.

Cerdán J: “Sinus Pilonidal”. En Monografía del III Curso de Actualización en Coloproctología. Ed. Prous Science. Madrid,2000. Pags. 89-95.

García M y Cerdán J. “Sinus Pilonidal. Hidrosadenitis. Prurito de Ano”. En “Cirugía Colorrectal”. 2ª edición”. Guías Clínicas de la A.E. de Cirujanos. ARAN Ediciones, S.L. Madrid 2011. Pags 105-110.

 

 

 

 

 

 

 

Esta web utiliza cookies para su funcionamiento. Puede consultar nuestra Política de cookies.

Al continuar con la navegación entendemos que acepta su uso.